El Grupo de Perth sostiene que nadie ha demostrado la existencia del virus VIH, y que el sida se debe a la oxidación.

martes, 20 de abril de 2010

El virus VIH probablemente no existe



Nota: Lo dicho a continuación, y en general en todo mi blog, es mi visión personal y el Grupo de Perth podría no estar de acuerdo con todo este contenido. Por favor, ver también esta Introducción a los textos técnicos




En abril de 1984 el americano Robert Gallo anunció que un virus llamado VIH atacaba a las células CD4 y finalmente, si no se tomaban medidas, producía el sida.

Desde entonces unos científicos australianos, que se hacen llamar el Grupo de Perth, dicen que eso probablemente no es así, que probablemente no hay ningún virus, que lo que hay es oxidación del sistema inmune y del sistema celular, hay descompensación oxidativa, es decir, más oxidación que "reducción" (la acción contraria a la oxidación), que provoca la muerte progresiva de células CD4 por un fenómeno conocido como apoptosis (muerte celular programada).

Y dicha oxidación es la responsable de tener un test "VIH positivo", y si no se toman medidas tener finalmente sida

Que por tanto NO habría infección, siendo el estado "VIH positivo" y el posible desarrollo a sida algo adquirido, y en un grupo de riesgo como el de los homosexuales principalmente debido a ciertos hábitos, que provocan oxidación.

Estos hábitos son fundamentalmente:

1) la deposición de semen en el recto, un sitio no preparado para ello, a diferencia de la vagina, siendo el semen altamente oxidante
2) las drogas recreativas, como el poppers, las drogas por via intravenosa y en menor medida la cocaína, todas ellas agentes oxidantes

A esto hay que añadir las infecciones adquiridas y crónicas, como puedan ser la de ciertos virus, como el herpes genital, que también provocan oxidación. Asímismo el estrés emocional y la falta de descanso en general.

De este modo, los tests del "VIH" no indican ninguna infección con ningún virus, pero sí podrian indicar una descompensación oxidativa que requiera tomar medidas.

Dichas medidas deberían ser el cese de la excesiva oxidación producida por los anteriores hábitos y/o el tratamiento con reductores (antioxidantes), especialmente los del grupo SH (grupo tiol o sulfhidrilo).

Entre los antioxidantes que podrían constituir el tratamiento está la N-acetilcisteína.

Por otra parte, la medida de CD4 no sería la más idónea para seguir el estado del paciente "VIH positivo", debido a su imprecisión, al ser una medida indirecta que en verdad mide anticuerpos a dichos CD4 (de este modo, puede darse un número bajo de CD4 sin que en verdad hayan sido eliminados), siendo mejor hacer un test de velocidad de sedimentación de eritrocito.

Finalmente, la medida de "carga viral" no mediría ningún virus, pudiendo en verdad estar midiendo algo relacionado con la descompensación oxidativa.