El Grupo de Perth sostiene que nadie ha demostrado la existencia del virus VIH, y que el sida se debe a la oxidación.

viernes, 11 de marzo de 2016

Reglas para demostrar la existencia del VIH (2ª parte)


Revista Continuum

La antigua revista disidente Continuum escribió en 1996 las siguientes condiciones necesarias para demostrar la existencia de un nuevo retrovirus:

virusmyth.com/aids/award.htm


1. Cultivo del tejido supuestamente infectado.

2. Purificación de los especímenes mediante ultracentrifugación en gradiente de densidad.

3. Micrografías electrónicas de partículas que muestren las dimensiones (100-120 nm) y las características morfológicas de las partículas retrovirales a la densidad de sacarosa de 1,16 g/ml, y que no contengan nada más, ni siquiera partículas de otras dimensiones o morfologías.

4. Prueba de que las partículas contienen transcriptasa inversa.

5. Análisis de las proteínas de las partículas y el ARN, y prueba de que son únicos.

6. Prueba de que los pasos 1 a 5 son solamente una propiedad de los tejidos supuestamente infectados, no pudiéndose inducir en cultivos de control. Estos son cultivos idénticos, es decir, tejidos obtenidos de individuos enfermos y cultivados en condiciones idénticas, diferenciándose únicamente en que no están supuestamente infectados con un retrovirus.

7. Prueba de que las partículas son infecciosas, es decir, cuando se introducen partículas puras en un cultivo o animal no infectado se obtiene una partícula idéntica, mostrada mediante los pasos 1 a 5.


Conferencia Mundial del Sida

En este enlace (To claim isolation of HIV ...), de 1998, el propio Grupo de Perth escribió también unas condiciones necesarias para demostrar la existencia del VIH. Se ponen a continuación:

1. Los fluidos libres de células del cultivo contienen partículas que tienen las características morfológicas de los retrovirus, es decir, un diámetro de 100 a 120 nm, núcleos internos condensados y superficies salpicadas de protuberancias

2. Cuando se hacen bandas de estos fluidos mediante gradientes de sacarosa, las partículas se concentran a la densidad de 1,16 g/ml.

3. A esa densidad solamente hay partículas con aspecto retroviral.

4. Al caracterizar las proteínas y los ácidos nucléicos de la partícula, las partículas deberían contener solamente ARN, y no ADN, así como una enzima, la transcriptasa inversa, que copia ARN a ADN.

5. Probar que las partículas son realmente infecciosas. Cuando las partículas se introducen en cultivos secundarios:

(a) las partículas son absorbidas por las células
(b) el ARN completo se transcribe de forma inversa en ADNc
(c) el ADNc completo se inserta en el ADN celular
(d) el ADN se transcribe en ARN, el cual se traduce en proteínas

6. Las células en los cultivos secundarios liberan partículas en el medio de cultivo.

7. Las partículas en los cultivos secundarios tienen exactamente las mismas características que las partículas originales, es decir, deben tener morfología idéntica, concentrarse a 1,16 g/ml, y contener el mismo ARN y las mismas proteínas.


Respuesta a Peter Duesberg

En las condiciones anteriores falta por especificar el control. No obstante, en otro documento previo del Grupo de Perth, de 1996, AQUÍ, se especifican esas condiciones y se habla luego del control con detalle:


6.1 Datos mínimos requeridos para probar la existencia del ADN del VIH

Si el "ADN del VIH" es el genoma de una partícula retroviral singular, entonces el requisito más básico es la prueba de la existencia de una entidad molecular singular "ADN del VIH", es decir, fragmentos singulares de ADN identicos, tanto en composición como en longitud, en todos los individuos infectados. La afirmación de que un tramo de ARN (ADNc) es una entidad molecular singular que constituye el genoma de un retrovirus singular puede aceptarse sí, y solamente sí, se demuestra que el ARN pertenece a una partícula con las características morfológicas, físicas y de replicación de una partícula retroviral. La prueba de estas propiedades solamente se pueden obtener mediante la purificación de las partículas supuestamente virales, es decir, obteniendo las mismas separadas de todo lo demás, extrayendo los ácidos nucléicos, y demostrando que tales partículas son idénticas (sus constituyentes, incluyendo sus ácidos nucléicos, son idénticos) e infecciosas. Los procedimientos correctos, que ya han sido utilizados durante más de medio siglo para tener esta prueba, requieren la demostración de que:

1. En cultivos (cocultivos) de células "infectados" hay partículas con un diámetro de 100 a 120 nm, que contienen "cuerpos interiores condensados (núcleos)" y superficies "salpicadas de protuberancias (puntas, botones)" (82);
2. En gradientes de densidad de sacarosa las partículas se concentran a una densidad de 1,16 g/ml;
3. En la densidad de 1,16 g/ml no hay nada más que partículas con las características morfológicas de las partículas retrovirales;
4. Las partículas contienen solamente ARN, y no ADN, y el ARN tiene de modo consistente la misma longitud (número de bases) y composición, no importa el número de veces que se repita el experimento;
5. Cuando las partículas se introducen en cultivos secundarios, pero teniendo en cuenta la advertencia crítica discutida después:
(a) las partículas son absorbidas por las células;
(b) el ARN completo se transcribe de forma inversa en ADNc;
(c) el ADNc completo se inserta en el ADN celular;
(d) el ADN se transcribe en ARN, el cual se traduce en proteínas;
6. Como resultado de 5 las células en los cultivos secundarios liberan partículas en el medio de cultivo;
7. Las partículas liberadas en los cultivos secundarios tienen exactamente las mismas características que las partículas originales, es decir, deben tener morfología idéntica, concentrarse a 1,16 g/ml, y contener el mismo ARN y las mismas proteínas.

La advertencia es que mientras que la introducción de la mayoría de partículas infecciosas en los cultivos de células, y la posterior liberación de partículas es la prueba de que tales partículas son realmente infecciosas, esto no es suficiente para el caso de los retrovirus. El fundamento de esta excepción es el hecho de que "una de las características más notables que distingue a los retrovirus de todos los demás virus animales es la presencia en los cromosomas de células no infectadas normales, de genomas con parte de los virus infecciosos (83). De hecho, una célula puede contener el genoma de muchos retrovirus. Ya en 1976 los retrovirólogos reconocieron que "el fracaso en aislar virus endógenos procedentes de ciertas especies podría reflejar las limitaciones de las técnicas de cocultivación in vitro" (84). En otras palabras, el encontrar un retrovirus en los cultivos-cocultivos "infectados" primario y secundario no es una prueba de que las células se hayan infectado con un retrovirus exógeno.

Un modo que sugeriría, pero no probaría, que las células adquieren el virus desde el exterior (retrovirus adquirido de modo exógeno, retrovirus infeccioso), y no han ensamblado un retrovirus a partir de información ya existente en las células normales (retrovirus endógeno), es realizar experimentos que utilicen controles, es decir, llevar a cabo cultivos-cocultivos de control en paralelo con los cultivos-cocultivos de test. La única diferencia entre el cultivo de test y de control debería ser la introducción de partículas en los cultivos de test. Es decir, aparte de la introducción de partículas, en todos los demás aspectos los cultivos de control deben ser tratados idénticamente. Por ejemplo:

(a) debido a que la detección de RT y secuencias genéticas retrovirales, y la liberación de partículas retrovirales, depende del estado metabólico de las células, el estado fisiológico de las células utilizadas en los cultivos de control debería ser lo más cercano posible al de los de pacientes de sida;
(b) puesto que el mero hecho de la cocultivación, por sí misma, puede llevar a la liberación de partículas retrovirales endógenas, si las células de test se cocultivaron, también se deberían cocultivar las células utilizadas en experimentos de control (85);
(c) los fragmentos, incluso procedentes de células normales no estimuladas, cuando se añaden a los cultivos podrían aumentar la expresión retroviral endógena (86). Debido a esto, cuando las células se cultivan con "VIH" (sobrenadante o material que se concentra a 1,16 g/ml), los controles deben cultivarse con material similar a partir de cultivos de células procedentes de individuos enfermos con enfermedades similares al sida, es decir, emparejando individuos que están inmunosuprimidos;
(d) la aparición de retrovirus endógeno se puede acelerar y el rendimiento aumentado un millón de veces mediante la estimulación de los cultivos con mitógenos (87), mutágenos, carcinógenos y radiación (88, 89). Si los cultivos de test están expuestos a, o emplean tales agentes, también deberían los controles;
(e) puesto que los pacientes de sida y aquellos en riesgo de desarrollar el síndrome están expuestos a fuertes agentes oxidantes (79, 90), las células de control deberían también proceder de tales pacientes;
(g) para evitar el sesgo del observador y en los mejores intereses de la ciencia, se debería realizar examen a ciegas de los cultivos-cocultivos de test y control.

79. Papadopulos-Eleopulos E. Reappraisal of AIDS: Is the oxidation caused by the risk factors the primary cause? Med Hypotheses 1988;25:151-162.
82. Gelderblom HR, ™zel M, Hausmann EHS, et al. Fine Structure of Human Immunodeficiency Virus (HIV), Immunolocalization of Structural Proteins and Virus-Cell Relation. Micron Microscopica 1988;19:41-60.
83. Weiss R, Teich N, Varmus H, et al. RNA Tumor Viruses. Cold Spring Harbor, New York: Cold Spring Harbor Laboratory, 1982.
84. Todaro GJ, Benveniste RE, Sherr CJ. Interspecies Transfer of RNA Tumour Virus Genes: Implications for the search for "Human" Type C Viruses. In: Baltimore D, Huang AS, Fox CS, eds. Animal Virology. New York: Academic Press Inc., 1976: 369-384.
85. Hirsch MS, Phillips SM, Solnik C. Activation of Leukemia Viruses by Graft-Versus-Host and Mixed Lymphocyte Reactions In Vitro. Proc Natl Acad Sci U S A 1972;69:1069-1072.
86. Toyoshima K, Vogt PK. Enhancement and Inhibition of Avian Sarcoma Viruses by Polycations and Polyanions. Virol 1969;38:414-426.
87. Aaronson SA, Todaro GJ, Scholnick EM. Induction of murine C-type viruses from clonal lines of virus-free BALB/3T3 cells. Science 1971;174:157-159.
88. Minassian A, Merges M, Garrity R, et al. Induction of a SMRV-like retrovirus from a human T-cell line after treatment with the mutagen ethyl-methyl-sulfonate. J Acquir Immun Defic Syndr 1993;6(No 6):738.
89. Papadopulos-Eleopulos E, Turner VF, Papdimitriou JM. Is a Positive Western Blot Proof of HIV Infection? Bio/Technology 1993;11(June):696-707.
90. Turner VF. Reducing agents and AIDS--Why are we waiting? Med J Aust 1990;153:502.


Presidential AIDS Advisory Panel de Sudáfrica

Finalmente, el Grupo de Perth escribió en el año 2000 unas condiciones necesarias para demostrar que el VIH causa el sida. Se pueden descargar (formato Word) aquí (y se muestran abajo). A continuación se traducen las condiciones 1 a 5, que hacen referencia a la existencia del VIH:


1. Purificación de partículas de cultivos que contienen tejidos de pacientes de sida. Las partículas deben separarse de todo lo demás, es decir, deben ser puras y tener todas las características morfológicas de los retrovirus.

2. Todas las partículas son similares, es decir, tienen la misma morfología y componentes.

3. Las partículas contienen ARN, y no ADN. Debido a que diferencias genéticas pequeñas llevan a diferencias fenotípicas significativas (la diferencia entre el ser humano y el chimpancé es menos del 2%), el ARN de las partículas aisladas de distintos pacientes de sida no deberían variar más que los ARN's de otros virus de ARN.

4. Las partículas son infecciosas.

5. No se pueden aislar partículas similares en cultivos bajo las mismas condiciones y que contienen tejido de pacientes sin sida, pero que sin embargo están enfermos. Por ejemplo, individuos con enfermedades autoinmunes o individuos tratados con agentes quimioterapéuticos.